Belial

(...)El último fue Belial. Nunca cayó del cielo espíritu más impuro ni más torpemente inclinado al vicio por el vicio mismo. No se elevó en su honor templo alguno ni humeaba ningún altar; pero, ¿quién se halla con más frecuencia en los templos y los altares, cuando el sacerdote reniega de Dios, como renegaron los... Leer más →

La Misión

Recuerdo que cuando tenía entre doce y catorce años, mi padre solía llegar a casa, cada tanto, con una media docena de novelas de aventuras. Los escritores excluyentes eran Salgari y Julio Verne. Estas novelas eran especialmente atractivas, entre otras cosas porque, durante la hora de la siesta, en que no debía volar una mosca... Leer más →

La tragedia que viene

No es novedad que las congregaciones religiosas, en la actualidad y desde hace muchos años, ven mermar, día a día, el número de vocaciones y, por lo tanto, va disminuyendo la cantidad de miembros en ellas. Pese a ello, a que no es novedoso, no deja de asombrar el artículo publicado en el blog de... Leer más →

¿Por qué?

Con perplejidad nos anoticiamos de que el Vaticano, hoy, ha fijado fecha para declarar solemnemente como beato a Monseñor Enrique Angelelli. La ceremonia tendrá lugar el 27 de abril del año venidero. Teníamos la esperanza, después de la intervención en contrario de Monseñor Héctor Aguer y, más recientemente, de otro obispo emérito, Monseñor Antonio Baseotto,... Leer más →

Una lección de teología

“Dime: si alguno te hubiera dado polvos de oro, ¿no los guardarías con todo esmero y tendrías cuidado de que no se te cayese ni perdiese nada? Y ¿no debes cuidar con mucho mayor esmero que no se te caiga ni una miga de lo que es más valioso que el oro y las perlas preciosas?” (San... Leer más →

Nocaut

Y si, era insostenible. El responsable del blogcito wanderer, que escribe con seudónimo, no pudo sostener la repugnante felonía que relatamos en el artículo anterior. La de los tres “jovencitos”. Mentiría si dijera que esperaba de Peretó una actitud viril, digna. Esperaba que hiciera lo que hizo. Borró lo de los tres “jovencitos” y dio... Leer más →

Estériles

Rubén Peretó Nosecuanto (no recuerdo ahora su segundo apellido y no me interesa demasiado) es un ex seminarista diocesano de San Rafael que cursó sus estudios durante dos o tres años como un muy mediocre estudiante; hasta que sus superiores, luego de haberle tenido mucha paciencia, le dieron su veredicto: el sacerdocio no era lo... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑