La Misión

Recuerdo que cuando tenía entre doce y catorce años, mi padre solía llegar a casa, cada tanto, con una media docena de novelas de aventuras. Los escritores excluyentes eran Salgari y Julio Verne. Estas novelas eran especialmente atractivas, entre otras cosas porque, durante la hora de la siesta, en que no debía volar una mosca... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑